(2 Porciones)

1 litro de agua

1 cda. de vainas de cardamomo

4 clavos de olor

1 cdita. de anís en grano

2 ramas de canela

3 rodajas de jengibre fresco

1 vaina pequeña de vainilla (o 1 cdita. de esencia de vainilla)

3 cdas. de miel orgánica o 125 ml de

leche (opcional)

1 litro de agua

1 cda. de vainas de cardamomo

4 clavos de olor

1 cdita. de anís en grano

2 ramas de canela

3 rodajas de jengibre fresco

1 vaina pequeña de vainilla (o 1 cdita. de esencia de vainilla)

3 cdas. de miel orgánica o 125 ml de

leche (opcional)

Colocar el agua fresca en una olla mediana y calentar a fuego medio.

Cuando comience a calentarse, agregar todas las especias (pueden romperse un poco para que suelten más aroma) y bajar a fuego suave.

Dejar hervir a fuego lento durante 15 minutos, con la olla destapada

Apagar el fuego y dejar reposar el agua especiada durante 5 minutos, sin revolver.

Agregar la miel y la leche y revuelve con cuchara de madera.

Colar la preparación dentro de 2 tazas o vasos de vidrio templado, pasándola por un colador de malla fina. Lo ideal es beber el chai tibio, a una temperatura agradable, no muy caliente, para favorecer la digestión.



Colocar el agua fresca en una olla mediana y calentar a fuego medio.



Cuando comience a calentarse, agregar todas las especias (pueden romperse un poco para que suelten más aroma) y bajar a fuego suave.



Dejar hervir a fuego lento durante 15 minutos, con la olla destapada



Apagar el fuego y dejar reposar el agua especiada durante 5 minutos, sin revolver.



Agregar la miel y la leche y revuelve con cuchara de madera.



Colar la preparación dentro de 2 tazas o vasos de vidrio templado, pasándola por un colador de malla fina. Lo ideal es beber el chai tibio, a una temperatura agradable, no muy caliente, para favorecer la digestión.