(6 Porciones)

500 g de cebollas

pequeñas

2 hojas de laurel

1 ají

2 cdas. de azúcar

Vinagre, cantidad

necesaria

2 l de agua

150 g de sal gruesa

2 cdas. de granos de

pimienta negra

500 g de cebollas

pequeñas

2 hojas de laurel

1 ají

2 cdas. de azúcar

Vinagre, cantidad

necesaria

2 l de agua

150 g de sal gruesa

2 cdas. de granos de

pimienta negra

Pelar las cebollas. Mezclar el agua con la sal y colocarla en un tazón de vidrio junto con las cebollas. Colocar un peso sobre ellas para que queden sumergidas. Dejar reposar durante 24 horas.

Lavar las cebollas hasta quitarles toda la sal. Colocarlas en frascos esterilizados. Incorporar la pimienta, el laurel y el ají.

Verter el azúcar en forma de lluvia, para que se distribuya en toda la preparación.

Colocar el vinagre en una olla y llevarlo al fuego hasta alcanzar el punto de ebullición. Retirar y cubrir las cebollas. Cerrar los frascos y conservar en un lugar fresco y oscuro durante 3 semanas antes de consumir.Es muy importante hervir el vinagre antes de utilizarlo en la conserva ya que esto ayuda a concentrar su acidez.



Pelar las cebollas. Mezclar el agua con la sal y colocarla en un tazón de vidrio junto con las cebollas. Colocar un peso sobre ellas para que queden sumergidas. Dejar reposar durante 24 horas.



Lavar las cebollas hasta quitarles toda la sal. Colocarlas en frascos esterilizados. Incorporar la pimienta, el laurel y el ají.



Verter el azúcar en forma de lluvia, para que se distribuya en toda la preparación.



Colocar el vinagre en una olla y llevarlo al fuego hasta alcanzar el punto de ebullición. Retirar y cubrir las cebollas. Cerrar los frascos y conservar en un lugar fresco y oscuro durante 3 semanas antes de consumir.Es muy importante hervir el vinagre antes de utilizarlo en la conserva ya que esto ayuda a concentrar su acidez.