(30 Porciones)

200 g de miel

100 g de azúca

1 cucharada de

glucosa

Agua, cantidad

necesaria

Mantequilla, cantidad

Necesaria

200 g de miel

100 g de azúca

1 cucharada de

glucosa

Agua, cantidad

necesaria

Mantequilla, cantidad

Necesaria

Colocar la miel, el azúcar y la glucosa en una olla pequeña, preferentemente de teflón o antiadherente. Mezclar bien.

Llevar sobre fuego suave hasta obtener un almíbar punto bolita dura para verificar el punto de cocción, verter un poco de la pasta en agua fría, ésta debería endurecerse.

Volcar la preparación sobre una plancha de silicona con cuidado de no quemarse.

A medida que se endurezca, cortar cuadrados con ayuda de un cuchillo untado en mantequilla.

Tomar los cuadrados con los dedos y dar a los caramelos la forma deseada.



Colocar la miel, el azúcar y la glucosa en una olla pequeña, preferentemente de teflón o antiadherente. Mezclar bien.



Llevar sobre fuego suave hasta obtener un almíbar punto bolita dura para verificar el punto de cocción, verter un poco de la pasta en agua fría, ésta debería endurecerse.



Volcar la preparación sobre una plancha de silicona con cuidado de no quemarse.



A medida que se endurezca, cortar cuadrados con ayuda de un cuchillo untado en mantequilla.



Tomar los cuadrados con los dedos y dar a los caramelos la forma deseada.