(40 Porciones)

500 g de harina

200 g de mantequilla

150 g de azúcar

100 ml de miel de maíz

1 cucharada de jugo

de limón

2 huevos

Para el glaseado

450 g de azúcar flor

5 cucharadas de agua

tibia

Colorantes comestibles

de varios colores,

cantidad necesaria

500 g de harina

200 g de mantequilla

150 g de azúcar

100 ml de miel de maíz

1 cucharada de jugo

de limón

2 huevos

Para el glaseado

450 g de azúcar flor

5 cucharadas de agua

tibia

Colorantes comestibles

de varios colores,

cantidad necesaria

Colocar la harina, la mantequilla, el azúcar, la miel de maíz y el jugo de limón en el procesador de alimentos.

Agregar los huevos y procesar hasta obtener una masa.

Estirar la masa con un rodillo, sobre una superficie ligeramente enharinada, hasta que tenga 3 mm de espesor.

Trabajar con 2 cortantes circulares de medidas diferentes. Con el más grande, de unos 8 cm de diámetro, cortar círculos (también se puede usar un cortante con bordes ondeados). Luego, retirar el centro con el cortante más pequeño. Distribuir los anillos cortados en una bandeja para horno engrasada. Cocinar en horno precalentado, a temperatura moderada, 180° C, por 10 minutos. Retirar y dejar enfriar.

Para el glaseado, mezclar el flor flor y el agua. Batir hasta obtener un glasé consistente. Dividirlo en varios recipientes y teñir cada uno con un colorante de diferente. Pintar cada anillo con un color. Dejar secar durante, al menos, 2 horas.



Colocar la harina, la mantequilla, el azúcar, la miel de maíz y el jugo de limón en el procesador de alimentos.



Agregar los huevos y procesar hasta obtener una masa.



Estirar la masa con un rodillo, sobre una superficie ligeramente enharinada, hasta que tenga 3 mm de espesor.



Trabajar con 2 cortantes circulares de medidas diferentes. Con el más grande, de unos 8 cm de diámetro, cortar círculos (también se puede usar un cortante con bordes ondeados). Luego, retirar el centro con el cortante más pequeño. Distribuir los anillos cortados en una bandeja para horno engrasada. Cocinar en horno precalentado, a temperatura moderada, 180° C, por 10 minutos. Retirar y dejar enfriar.



Para el glaseado, mezclar el flor flor y el agua. Batir hasta obtener un glasé consistente. Dividirlo en varios recipientes y teñir cada uno con un colorante de diferente. Pintar cada anillo con un color. Dejar secar durante, al menos, 2 horas.