(20 Porciones)

1 kg de ajíes

Vinagre blanco,

cantidad necesaria

1 cda. de sal gruesa

1 rama de canela

2 cdas. de pimienta

negra en grano

1 kg de ajíes

Vinagre blanco,

cantidad necesaria

1 cda. de sal gruesa

1 rama de canela

2 cdas. de pimienta

negra en grano

Colocar los ajíes en un tazón con abundante agua. Lavarlos bien y secarlos con un lienzo limpio. Calcular la cantidad de vinagre necesaria para llenar 3/4 partes del frasco elegido.

Con cuidado, retirar los cabos de los ajíes. Colocar el vinagre junto con la sal en una olla y llevar a fuego moderado. Una vez que haya alcanzado el punto de ebullición, retirar del fuego y dejar enfriar.

Disponer los ajíes en el frasco esterilizado, de manera tal que queden parados y bien apretados para evitar que luego floten.

Agregar la canela y la pimienta. Cubrir completamente los ajíes con el vinagre mezclado con la sal, y tapar el frasco herméticamente. Volver a esterilizar el frasco.



Colocar los ajíes en un tazón con abundante agua. Lavarlos bien y secarlos con un lienzo limpio. Calcular la cantidad de vinagre necesaria para llenar 3/4 partes del frasco elegido.



Con cuidado, retirar los cabos de los ajíes. Colocar el vinagre junto con la sal en una olla y llevar a fuego moderado. Una vez que haya alcanzado el punto de ebullición, retirar del fuego y dejar enfriar.



Disponer los ajíes en el frasco esterilizado, de manera tal que queden parados y bien apretados para evitar que luego floten.



Agregar la canela y la pimienta. Cubrir completamente los ajíes con el vinagre mezclado con la sal, y tapar el frasco herméticamente. Volver a esterilizar el frasco.