(16 Porciones)

4 huevos
80 g de azúcar
1 cucharadita de esencia de vainilla
60 g de harina
20 g de cacao amargo

 

Para el relleno y la cubierta
200 g de chocolate
200 ml de crema de leche

4 huevos
80 g de azúcar
1 cucharadita de esencia de vainilla
60 g de harina
20 g de cacao amargo

 

Para el relleno y la cubierta
200 g de chocolate
200 ml de crema de leche

Para la masa, batir los huevos con el azúcar y la esencia de vainilla hasta obtener punto letra, cuando, al levantar el batidor, se puedan formar con el batido letras o una cinta firme. Tamizar la harina junto con el cacao 2 veces. Integrar al batido de huevos con movimientos suaves y envolventes.

Volcar la preparación en un molde rectangular de 25 x 35 cm engrasado y enharinado. Cocinar en el horno precalentado a temperatura moderada, 180° C, de 15 a 20 minutos, proximadamente.

Para el relleno y la cubierta, picar el chocolate groseramente con un cuchillo. Colocar la crema de leche en una olla sobre fuego medio y cocinar hasta que alcance el punto de ebullición. Retirar del fuego y verter sobre el chocolate. Dejar reposar durante 5 minutos. Mezclar con un batidor de alambre o un procesador de mano hasta homogeneizar. Tapar con papel film y llevar al refrigerador hasta que tome cuerpo y consistencia.

Retirar la masa del horno. Dejar pasar el calor fuerte y desmoldar con cuidado. Con ayuda de un cuchillo grande cortar la masa al medio, transversalmente.

Distribuir la crema de chocolate sobre una de las mitades de masa. Reservar una parte para cubrir la superficie.

Cubrir con la otra mitad de masa. Presionar levemente para evitar que el relleno desborde por los costados. Cubrir la superficie de la masa con la crema de chocolate restante. Utilizar una espátula de metal. De ser necesario, calentar unos segundos la crema de chocolate en el horno de microondas para que resulte más fluida y pueda esparcirse con mayor facilidad. Decorar con confites de colores rellenos de chocolate. También se puede decorar con confites de colores, de caramelo o de maní.



Para la masa, batir los huevos con el azúcar y la esencia de vainilla hasta obtener punto letra, cuando, al levantar el batidor, se puedan formar con el batido letras o una cinta firme. Tamizar la harina junto con el cacao 2 veces. Integrar al batido de huevos con movimientos suaves y envolventes.



Volcar la preparación en un molde rectangular de 25 x 35 cm engrasado y enharinado. Cocinar en el horno precalentado a temperatura moderada, 180° C, de 15 a 20 minutos, proximadamente.



Para el relleno y la cubierta, picar el chocolate groseramente con un cuchillo. Colocar la crema de leche en una olla sobre fuego medio y cocinar hasta que alcance el punto de ebullición. Retirar del fuego y verter sobre el chocolate. Dejar reposar durante 5 minutos. Mezclar con un batidor de alambre o un procesador de mano hasta homogeneizar. Tapar con papel film y llevar al refrigerador hasta que tome cuerpo y consistencia.



Retirar la masa del horno. Dejar pasar el calor fuerte y desmoldar con cuidado. Con ayuda de un cuchillo grande cortar la masa al medio, transversalmente.



Distribuir la crema de chocolate sobre una de las mitades de masa. Reservar una parte para cubrir la superficie.



Cubrir con la otra mitad de masa. Presionar levemente para evitar que el relleno desborde por los costados. Cubrir la superficie de la masa con la crema de chocolate restante. Utilizar una espátula de metal. De ser necesario, calentar unos segundos la crema de chocolate en el horno de microondas para que resulte más fluida y pueda esparcirse con mayor facilidad. Decorar con confites de colores rellenos de chocolate. También se puede decorar con confites de colores, de caramelo o de maní.