(4 Porciones)

3 cdas. de aceite de oliva

2 dientes de ajo enteros

1 cda. de hierbas

frescas picadas

250 g de spaghetti cocido

2 tomates perita –

8 aceitunas

1 loncha de tocino ahumado

Perejil picado

3 cdas. de aceite de oliva

2 dientes de ajo enteros

1 cda. de hierbas

frescas picadas

250 g de spaghetti cocido

2 tomates perita –

8 aceitunas

1 loncha de tocino ahumado

Perejil picado

Calentar el aceite de oliva en una sartén y dorar los dientes de ajo enteros durante 2 minutos sin que se quemen. Retirar del fuego y añadir las hierbas frescas picadas. Incorporar al aceite perfumado 250 g de tallarines cocidos y escurridos. Llevar a fuego medio y cocer moviendo la sartén para que la pasta se impregne de sabor.

Untar con aceite de oliva 6 cuadrados de papel no adherente de 25 cm de lado. Disponer en el centro 2 octavos de tomate perita pelado y despepitado y 2 aceitunas negras deshuesadas. Añadir encima una porción de tallarines saborizados y enrollados con ayuda de un tenedor.

Agregar 1 lonja de tocino ahumado y perejil picado, a gusto. Cerrar el papel sobre el relleno, doblar los extremos y colocarlos hacia abajo.

Colocar los papillotes en una fuente para horno y llevar al horno a 200° C durante 15 minutos. Abrirlos con una tijera, rociar con mantequilla derretida y servir, decorados con hojas de perejil o albahaca.



Calentar el aceite de oliva en una sartén y dorar los dientes de ajo enteros durante 2 minutos sin que se quemen. Retirar del fuego y añadir las hierbas frescas picadas. Incorporar al aceite perfumado 250 g de tallarines cocidos y escurridos. Llevar a fuego medio y cocer moviendo la sartén para que la pasta se impregne de sabor.



Untar con aceite de oliva 6 cuadrados de papel no adherente de 25 cm de lado. Disponer en el centro 2 octavos de tomate perita pelado y despepitado y 2 aceitunas negras deshuesadas. Añadir encima una porción de tallarines saborizados y enrollados con ayuda de un tenedor.



Agregar 1 lonja de tocino ahumado y perejil picado, a gusto. Cerrar el papel sobre el relleno, doblar los extremos y colocarlos hacia abajo.



Colocar los papillotes en una fuente para horno y llevar al horno a 200° C durante 15 minutos. Abrirlos con una tijera, rociar con mantequilla derretida y servir, decorados con hojas de perejil o albahaca.